domingo, 19 de agosto de 2012

"¿Volver a casa o no volver a casa?, esa es la pregunta"

Cuando se tienen unos 16 años de vida, la televisión, las películas de Almódovar, David Fincher, las letras de Burroughs y los discos de Nirvana le han envenenado el alma a cualquiera. Yo soñaba con ser la roquera de la más roquera, el híbrido de Courtney Love y Janis. Amante de Axel Rose si por alguna razón se quedaba igual de lindo que en el video de November Rain o de Dave Grohl, porque en mi opinión el era igual de guapo que Kurt. Me acuerdo, todas las tardes que pasaba en casa tratando de aprender nefastamente alguna canción en la guitarra que había recibido a los 15 años como regalo de cumpleaños junto con un libro de canciones bien puertorriqueñas, como "En mi Viejo San Juan". Se que no es la primera vez que toco este tema y no será la última. La vida hace que uno de vueltas en el mismo sitio y en realidad es un tanto enfermizo. ¿A qué le tenemos miedo? ¿No son el progreso y el cambio sinónimos de evolución? No somos como las serpientes casi, que nos engulamos un ratón para el camino y nos despojamos de la piel en las diferentes transformaciones y tantrums que nos atacan. Siempre oigo a las mismas personas diciendo lo mismo: que quieren ser mejores personas, que desean un mejor futuro y que no quieren ser como sus padres. Éstas 3 revelaciones personales que alguna vez en la vida alguno de ustedes han marcado la vida de muchos (entre otras, pero éstas 3 son para mi el frostin de mi día a día).

Primero, querer ser mejores personas. Siempre he creído que cuando una persona actúa a propósito en contra de otra persona, sea quien sea, sin ninguna razón, motivo, explicación estás haciendo mal. Esto quitando, obviando y omitiendo, un asalto, y que te tengas que defender y tumbarle la oreja a alguien o cualquier motivo con ámbito criminal. Esta frase de ser mejor persona, consta de como nos movemos con los demás "pescaos" que viven en el planeta. Vayamos en o con la corriente nunca es bueno tratar de tomar la aleta de otro pez y aguantarle o desviarle su vida por motivos propios. Y más cuando dos peces de dos razas diferentes se juntan es normal que nada será fácil. Es bien importante que todos los peces de ésta gran pecera llamada Tierra, y no volveré a llamarla pecera, puedan ser felices y coexistir sin tener que llegar a no ser honestos y se tengan respeto, por más malas que puedan ser las noticias o buenas, si se da el caso. Ser buena persona, conlleva tanto conocimiento y aprendizaje y se aleja de cualquier norma social, o leyes. Ser buena persona recae en lograr tener metas, y día a día luchar por ellas, comunicarse con las personas alrededor, tomar responsabilidades, identificar los valores personales, y sobre todo pensar en otros primero que en uno, que automaticamente se convierte en la parte más dificil de practicar y tomar en cuenta. En lo personal, siempre trato a los demás como quiero que me traten, o le doy fuck -it y trato a la gente bien y si no me quieren tratar bien... "se pueden ir al carajo".


Segundo, desear un mejor futuro. El problema de esto es que todos quieren un futuro diferente, desde cosas meramente ficticias: políticos honestos, carros voladores, perros que caguen en toilets, etc. Otros son un poco más realistas (si es que esa es la palabra que te identifica), y quieren: mejor status social, mejor condición laboral, educación de alto nivel, baja criminalidad, legalización de la marihuana, etc. En la actualidad, yo, y muchos a mi alrededor, estamos buscando dentro de esa pequeña lista que es loq ue realmente que quieren en la vida. Les confieso, que ando perdida, con un trabajo "part-time" que lo que me dá son ganas de llorar por el poco abastecimiento creativo y desarrollo laboral que logro tener. A veces quiero renunciar, pero me digo "cogelo relax que lo tuyo llega capullo". Y entonces identifico que es lo que quiero hacer, escribir, y que hago, envío varios resumé, voy a varias entrevistas y me quedo esperando. Paralo ahí (están dando November Rain en la radio, no es chiste, es una señal)... Ok, sigo, La parte de me quedo esperando me detiene en el tiempo y en el espacio y me convierte en una persona que está conforme con lo que le está pasando. Tengo que ser más agresiva, más despierta y volver a identificar como puedo conseguir lo que realmente quiero. O si no, joder, tomar esa gran herramienta de la escritura y emplearla en algo más comercial y directo. A ver si así caen chavos del cielo. Pero también está la cuestión de la música y el disjoqueo, que para sorpresa de aquellos que piensan que lo empecé porque mi novio dice que me veo cute tocando están equivocados. Bien equivocados, putitos. Mi consejo es, identifica que quieres y mueve el cabrón culito para hacerlo, si no busca alternativas. Y ya. Y el "y ya" no es como que así de fácil va a ser, el y ya es para que te sientes a pensar en lo que tienes que hacer y comiences tu mismo o misma a hacerlo pasar. Uno tiene que hacer las cosas pasar, uno. Yo no les voy a contar mi plan, porque va y se copian y voy a fallar el primer punto y voy a hacer mala persona, LOL.


Por último, en mi caso personal, mi tercer punto es que siempre dije que no iba a ser igual que mis papás. Pero no es porque mis papás fueran personas abominables, monstruos de algún polo ártico perdido en libros, por el contrario. Mis papás, y esto lo saben mis amigos más cercanos son personas de gran corazón y extraños manerismos jíbaros. Ha! Ambos, criados en las entrañas de esta Isla, han tenido sus altos y bajos. Recuerdo de niña una vez vinieron hasta la policía por la discusión que tenian, LOL. Recuerdo también las peleas que se formaban cuando uno regañaba más o a mi o a mi hermano. Cosas normales. Nuna dejí de haber amor y todavía. Mal entendidos por opiniones opuestas a la que ellso tienen, mi papá es religioso, y el tema de la religión en mi casa cuando empieza termina como fiesta de locos. En fin, reitero que nunca ha dejado de haber amor. Sea lo que sea el amor de familia, y pase lo que pase, en mi casa no se desprecia a nadie. Mis amigos de todo tipo, clase, color, aroma, tamaño, sexo, entre otros hehe, saben lo que en mi casa pasa y como aquí responden por sus hijos y entre nosotros mismos. El punto con no querer ser como mis papás es que a mi papá yo lo he visto joderse toda la vida con miles de trabajos inestables para soportarnos economicamente. Mi mamá, quien logró terminar su bachillerato conmigo en la barriga, igual que muchas mujeres, logró tener más suerte en los trabajos por su educación y los contactos en la época de su graduación. Mi papá al día de hoy me busca al trabajo y yo lo invito a comer, tiene un trabajo estable y que le consume horas dentro de un carro en su profesión de vendedor. Guía más que un troquero y eso a mi me parte el corazón. Nosotros nunca fuimos ricos pero nos mantuvimos como la clase media de éste país se mantiene de verdad: a fuerza de sudor y ganas y el arroz guisao' después de las 5 de la tarde. Con todo y lo que hemos logrado en mi casa, mi papá aún se queja de todo lo que pudo hacer y de "si yo hubiera terminado de estudiar estuviera retirándome ahora". Ese arrepentimiento que le da a uno después de jartarse y viendo televisión local, viendo lo que pasa en las noticias y hasta en las novelas hace que uno se arrepienta hasta del peo que no se ha tirado. Ese arrepentimiento me persigue a mi día a día, aún cuando no he hecho nada porque arrepentirme.


Yo terminé de estudiar, y tengo un trabajo que no me llena como persona. Lo único que me gusta actualmente es cuando me puedo sentar a escribir o cuando tengo un guiso para ser Fiasco, y poner a la gente a bailar. Eso me llena. Pero no lo suficiente. Se que no terminaré siendo la próxima Janis Joplin ni en voz ni guitarra, se que Dave Grohl está fuera del mercado. Pero se que no me he rendido y no he sido mala persona, que no he despreciado a todos los que me han dado la mano, que no me he convertido en alguien que no soy yo. Se que he sido débil y conforme, y en otras ocasiones como un león. Pero sobre todo, se que nunca me arrepentiré de nada, y que todo lo que hago lo hago porque así lo quiero yo. Cualquier cosa, vuelvo a casa unos días y ya, comienzo de nuevo.




No hay comentarios: