martes, 10 de enero de 2012

El / Ella a veces gana, a veces no

No hay luces prendidas en esta habitación
Sólo el zumbido del abanico que compite con mi respiración-
que se me acorta, que se aqueja, aveces se demora y ya no sé
si soy yo quien lo controla.

El ingenio me ronronea como para hacerse escuchar
y yo sólo quiero fracturarlo para meterlo en un polvo compacto,
mientras escucho música, sin hablar.

Registro cada momento que se ha repetido los terribles
sismos que contengo en la vasija que llamo médula
y comienzo a llamar alternativo lo que siento, mientras la sangre coagula.

Tengo una medalla de oro cerca de la clavícula derecha
Tengo una medalla de oro cerca de la clavícula izquierda
Tengo el pecho lleno de medallas que no tienen mi nombre
Tengo cintas de colores con las que podría hacer nudos en el pelo

No hay comentarios: