martes, 23 de agosto de 2011

Te odio Sigmund Freud

Ven y administra tu vil medicina -

inyecciones subcutáneas, devuélveme a la vida.

Falso; preso de tu propia histeria eras.


Ven y recítale al estómago el deseo de comer,

que no tolero que sigas cambiando el cuento.


Ya no necesito más tratamientos, sudo

la noche por días enteros.

Nos haz destruido. Gracias por el intento.

No hay comentarios: