martes, 16 de marzo de 2010

[3]

Si la vida
te juega una trampa,
y el ratón en tu
cabeza muerde el queso,
¿qué?

Entonces, no queda más
remedio
que morder
con ganas.

No hay comentarios: