miércoles, 27 de enero de 2010

CANÍBALCANÍBALES

El hambre que tu amor me deja
se repite en la corteza
de tu saliva.

El olor a caníbal emana
en cada una de mis sonrisas
que ahora,
frágiles,
intentan comprar
tu cuerpo a prisa,

la felicidad está guardada en
la cartera: látex amarillo,
envoltura sin prefijos.

No hay comentarios: