martes, 29 de diciembre de 2009

adiós dos mil nueve.


El 2009 fue el año de la suerte. Suerte de que las cosas me fueran bien o mal. Un día me levantaba y fluía todo. Otros días tenia la pasaba contra la corriente para obtener tan siquiera un minúsculo beso al final del día. Cumplí 21. Mayo fue una mierda. En le verano comencé a trabajar en el parque. Cambie como persona, fue como una bofetá de telenovela. Estar con nenes chiquitos 8 horas los sábados y domingos. Cero fiestas y bronceo. Trabajo, trabajo, trabajo. Comencé mi cuarto año universitario: termine con todas B's. Mierda. Las clases estuvieron mejor que otros años. Quique me vendió su cámara. Y lo mejor de todo sigo con Danny: el babycakes. El sabe que soy media loca y me ha aguantado unas cuantas, pero igual yo a el. Esa cuestión de integrarse en las relaciones es difícil, cuando uno quiere jalar mas pa' un lao' que pal otro. Pero lo amo. Y lo digo públicamente, ¡que te amo carajo! Bueno otra cosa bien, bien importante fue la llegada de Alaska a casa. Me acuerdo cuando papi y yo la recogimos en Villa Nevarez y la escondí en una caja de agua en el trabajo. Ahora esta grande y brinca altísimo. Alaska la sata. El ultimo highlight del año fue cuando me cogieron de stand - in para la pelicula The Caller. Conocer a todo el crew y trabajar con ellos se convirtió en una de las experiencias mas divertidas y enriquecedoras. No es tripeo. Hay que bebejjla. Margarita, Matthew, Melhombre, Manix, Rafi, Cesar, Fernando, el Indio, etc. me hacían el día. Fue un placer.

Ahora que el año termina. Solo quiero que llegue el 2010. Quiero cosas nuevas. Aprender. Terminar la mierda de falacia universitaria. Y no dejarme vencer por la demencia. La computadora ha atrasado ciertos proyectos que tenia pendiente. Pero que importa. Necesito matar a alguien que haya comprado taquillas para Metallica. A menos, que alguien me las regale así por que si. Cosas del destino. Me lo merezco. Mierda.


Un día de estos me voy a convertir en culebra
Y me voy a comer una araña

Un día de estos me pierdo en tinieblas

Y con los ojos cerrados me perderé entre piernas

Un día de estos me olvido del pasado

Y comienzo la carrera

Un día estos

Ayer y Hoy,

me convierto en serpiente y dejo rastros
de mi piel en la tierra

3 comentarios:

Flor de atar dijo...

Yo también cumplí 21, y empecé el cuarto año de la falacia universitaria... pero me fue bastante distinto a esto, de hecho, llevo dos días tratando de escribir una entrada al respecto y me quedo en blanco, borro todo y el vacío me hace más sentido.


Muy chévere tu entrada, me agrada la sinceridad. :D

Michelle Durán dijo...

Hacer un balance del año nos lleva casi siempre a la misma conclusión de años anteriores: hay tantas cosas "buenas" como ""malas"". Y encomillo porque mi mami me ha dicho que lo malo y lo bueno son entes re-la-ti-vos.
- ¿ Lo dije bien mami?
- Sí Michelle
- Yupi . ¿Me das 350 Bsf ?
- Pedirme tanto dinero es malo.
- ¿ No que todo es relativo ? joder.

lola pistola. dijo...

Michelle: Eso me ha heho reír :)