domingo, 20 de julio de 2008

partimos completos, volvimos en huesos pero ilesos.

Estuve en Plaza trabajando en las promociones de Belleza y Salud mientras se llevaba a cabo el último casting para Elite. Me encontré con Pamela y con el Nene Lobo. Cuatro horas en tacos y regalando revistas. Llamo a mis papás para que vengan a buscarme y me dicen que están en una batucada en el Viejo San Juan que llegue sola. Llamo al corillo y quedan en buscarme. Cuando estoy con ellos me cuentan que se van para Rincón, "vamos a tripiar, ¡tirate!". Le rogué a mami un millón de veces. Lissette me auspició tennis, camisas y traje de baño. A eso de las 9 de la noche nos dirigíamos al oeste. Yo ni lo creía. Escuchando reggaetón porque Andrés quería escuchar y que Jowell y Randy hicimos que lo quitara y al ritmo de Johnny Cash y empezamos a montar caballos imaginarios. "Te voy a tirar una patá mientras me hago una casqueta" - La Karate-Casquet.


Arecibo, Queradillas, finalmente Isabela. Me acordé cuando era pequeña y visitaba a mi tía cuando vivía allá íbamos a un negocio que quedaba en la playa y tenia una pared gigante que escalaba con mi hermano para llegar a la arena y hacía lo mismo para subir al negocio, o me aguantaba de las manos de mi mamá y me tiraba a la arena cayendo explotá al piso en una pavera que continuaba mientras corría al mar y me tiraba.


Empezaron a montar las casetas de campañas, las hamacas. Me senté en la arena a ver a mi alrededor y mejor no pudo estar, la luna llena en el mar reflejada, el corillo hablando y la deliciosa Medalla en mis manos.

"Tengo tanto calor que me sudan las cejas" - El conductor.


Hubo fogata, caminata, cervezas, pellejo de iguana con papas en queso (no con queso, sino en queso) y loqueras. Poli y Reynold empezaron a jugar en la hamaca dandose con un palo que había, de que lo que se oía era el ¡boom!- risa, ¡boom! risa. Cuando me levanté al parecer ya estaba despierta y me da gracia acordarme de esto porque estaba sentada en la puerta del carro, donde al parecer dormí y llevaba algo de rato hablando con los que aparecieron, otro combo andaba por el área y seguían llegando. Despertaron a Poli con su rastro de baba en el cachete. Estuvimos en la playa desde temprano. Estaba super rica, puedo asegurar que el mar estaba lindo, clarito y tiburón free.


El Pelu Man quería un bigote nazi,a lo Hitler. Y terminé con la cara llena del carbón de la fogata -más un bigote, un candado, patillas y una ceja. Senda pavera. El Andresito se quiso ir así que partimos a la metro. A mitad de camino lo convencimos, comimos en una pizzería y jugamos billar. De Aguadilla salimos para Rincón. Nos quedamos dormidos por el camino. Hablamos de mil cosas. Sacaron unos guineos podridos y al fin y al cabo tuvimos que callarnos para que no nos regañaran. Llegamos a Rincón. Caí en la trampa de las Coronas', Diente Perro tocó mejor que nunca y por poco me pego con la rifa, pero decían todos los numeros menos el mio-6311024, 6311025, 5311023 y el mío era 6311022. The Luck of the Irish! Tripiamos. Me encontré con gente melaza, Lissete quería salir en No te Duermas corriendo skate y bebiendo Corona. Nos reímos del tipo más babilla con el binnie de cuadritos, la correa de cuadritos y sus tennis de cuadrito, sus músculos cangriiiis y su matá en la patineta en medio de su performance "a mi todavía me queda". Los pasos de Michael Jackson, las quenepas, Marlon rompió una silla y el final de un buen fin de semana. Volvimos a la metro, y yo quería que durara más, te juro que podía durar más.


Lo único malo: yo no tenía mi cámara y dejé pasar cosas para después. A ver si consigo alguna foto porque Isabela + Rincón fue el lo mejor del mes. Lo mejor.

Paaaaal de horas después...

Coral se guilló y sacó fotos:



No hay comentarios: