lunes, 12 de marzo de 2007

Servilleta de Mesa

Son las 3:07 de la tarde, acabo de salir de un examen. No estudié nada, y la suerte nunca está de mi lado. ¡Al carajo! Lo único que quiero es escribir. Y las clases son como servilletas de mesas, puros adornos, pura mierda. Al principio esquivas con la vista y luego se destroza te le sientas encima. Ahora todo depende de una simple nota y de terminar una puta escuela.