sábado, 17 de marzo de 2007

15 % alcohol por estupidez

Y se recibieron llamadas indeseadas a las 4 de la mañana. Si no hubiese cerrado mis ojos por completo dos horas antes habría entendido el porque de las llamadas. Uno con voz de aviso me contaba sobre enojo por haber dicho algo. Pasaron 2 minutos y nadie dijo nada. Me volvi a entretener entre sábanas donde el sueño era el unico lugar plasentero. Suena el teléfono con mayor verocidad, tardo en levantarme y cuando por fin logro alcanzar a decir hola, ¡pánico! Palabras de decepción y enojo hacia mi persona, pero no lograba entender que estaba pasando. El telefono es colgado sin yo haberme disculpado. Marco los números que aun vagan en mi memoria. Contestan con mayor ferocidad, y yo aun no me disculpaba. Cuelgan el telefono y no se que pasa, pero el cansancio sucumbe cada uno de mis repentinamente despiertos aires. Han pasado 6 horas luego de aquel incidente y no se que paso, lo unico que se, es que fue por culpa varios tragos de alcohol. Y si la botella tiene 10% de alcohol por volumen, ya hay dos cerebros infectados con 15% de alcohol por tanta estupidez. Llamadas de porquería.