miércoles, 17 de enero de 2007

El Autobús

5 a.m.: me levanto temprano para no llegar tarde.
Bendición a mami, me monto en el auto con papi.
Una mañana que no quiere ser mañana y se abraza dulcemente de la noche.
Luces verdes y rojas hacen del camino uno lento y aveces rápido, y luego lento.
Abostezo, mientras mi padre me pregunta si necesito dinero.
Me da veinte dolares "eso es suficiente para el dia".
Falta poco, puedo ver la mancha amarilla parqueada frente al colegio.
Alli estan mis amigos.
Bendicion a papi.
Bajo del auto, y me dirijo a mis amigos con mi mochila a cargo.
Todos reimos.
"¿Pagastes la guagua?", pregunta la maestra, "son cinco dolares".
Le doy el dinero mientras me anota en la lista y veo que soy el numero nueve.
Asi talvez tengo chance de sentarme atras.
Dan las 7 y 10 de la mañana ya hay mas niños que cuando llegué.
7 y 30 nos vamos.
Me tocó en los asientos de atras, eso me asegura diversion todo el camino.
Ruido, mucho ruido, unos cantando, otros contando chistes y chismes, otros simplemente como yo observando el mundo atraves de las rusticas ventanas.
Puse los audifonos a todo volumen y me hundi en al musica y el paisaje.
Parecia una pelicula.
Bocinas, bostezos de hombres y muejres que se dirgian a comenzar el dia.
Habia tapon en la carretera principal y nos fuimos por la carretera vieja de Caguas.
Alli se manifestaron mis compañeros gritando y alborotando sacando las manos, los brazos, algunos las cabezas, pero eran rapidamente regañados por la maestra.
"¡¡¡Echale papi el OK, vamos pa ya!!!" "Jajajajaja, pendejo pal' Bambu".
Niños con pavera, literalmente muertos de la risa.
Puse los audifonos a todo volumen mientra el autobús corria.
Pasamos por Oso Blanco y nos saludaban, nosotros saludabamos y gritabamos.
Al fin, llegamos.
Al teatro a ver actores, a ver un espectaculo.
A un show que costó $13.00, más $5.00 de la guagua, más un aviaje lleno de ruido en el autobús.